martes, 12 de enero de 2021

 

LA OFRENDA DE LA VIUDA POBRE (MARCOS 12, 41-44):
APORTE DE LOS POBRES Y EL FUNCIONAMIENTO DE LA IGLESIA

Por Milagros Vicente Lasheras 

En la Comunidad de CODEF, realizamos dos sesiones de formación, el 11 de noviembre y 12 de diciembre de 2020, sobre “La ofrenda de la viuda pobre (Mc 12, 41-44): Aporte de los Pobres y el funcionamiento de la Iglesia”, trabajo que presenté para la “Especialización en Estudios Bíblicos” de la UNICLARETIANA y del que entresaco un resumen para compartir con las demás comunidades.

El trabajo consta de dos partes.
I. La Exégesis: que hace una interpretación crítica (dimensión histórica, literaria y teológica) del evangelio de Marcos y la perícopa Mc 12, 41-44.
II. La Hermenéutica que aplica el texto a la realidad actual.

.../... leer mas

CONCLUSIONES

En relación a la mujer: 

1. Jesús no era misógino, no rehuyó mirar a una mujer que depositaba una pequeña ofrenda en el templo. La escrutó, vio que era viuda y pobre. Analizó que, al hacer su pequeño aporte al templo, se entregaba toda ella, se ponía en las manos de Dios. 

2. Jesús llama a los discípulos para explicarles que esa actitud, ese gesto, vale más a los ojos de Dios, que las grandes donaciones de los ricos para sostener el templo. 

3. En la percepción de Jesús, frente al tesoro del templo. Jesús se fija y muestra el contraste entre lo “máximo en valoración social”, hombres ricos que dan mucho, con “lo menos valorado”, una mujer viuda y pobre, y enaltece a la última. 

4. Hace casi dos mil años, Jesús ya se da cuenta de que lo último es una mujer viuda y pobre; y lo hace para ponerla de ejemplo, ella sí cumple la voluntad de Dios. 

En relación a la religión: 

5. Jesús no va en contra del judaísmo en sí. Él denuncia, desenmascara que las autoridades religiosas han tergiversado el querer de Dios, su Padre, se han apropiado de la relación de Dios con el pueblo y la manejan a su antojo. 

6. Jesús desenmascara en Mc 12, la tergiversación y manipulación de la Palabra de Dios, que han hecho las autoridades religiosas judías. El templo no es casa de oración, más bien se ha convertido en una cueva de ladrones con negocios como el cambio de monedas y la compra-venta de animales para el culto. 

7. Los escribas falsean la interpretación de la Palabra, y crean normas de corte humano que dividen a las personas entre puras e impuras, creando la necesidad de dedicar tiempo y dinero en sacrificios y ofrendas para restablecer la pureza y así sentirse cerca de Dios. 

8. Jesús denuncia y muestra esa tergiversación en el templo, delante del pueblo, de la mayoría de la gente (ὄχλος), desempleada, empobrecida, que quiere ser fiel a Dios pero a la que le han puesto una pesada carga de la que es difícil liberarse y ser “santo”. La gente escucha su mensaje con gusto. 

9. Pero la gente en general (ὄχλος), aunque le oye y le gusta lo que dice Jesús, sigue legitimando un sistema injusto, aportando monedas en la tesorería del templo (12,41). 

10. Tampoco los discípulos reaccionan ante su enseñanza. Los tiene que llamar para que escuchen su juicio sobre la ofrenda de la viuda, pero se quedan callados, porque participan del sentir general. 

11. Jesús muestra una gran valentía al cuestionar la institución del templo, realmente ha tenido que sentirse interpelado, como auténtico conocedor de la voluntad del Padre. Jesús no es tonto o ignorante, sabe a qué se enfrenta (12,8-12). No es de extrañar que ello, le lleve a la muerte (11,18; 12,12; 14,1-2.57; 15,29). 

12. Se enfrenta a una institución clave para la economía de Jerusalén. Su cuestionamiento hace tambalear el soporte económico la ciudad; el poder religioso del Sanedrín que gobierna; el poder alcanzado por los intérpretes de la ley – la Palabra de Dios, reflejado en los escribas y las escuelas de teología. 

13. Dios Padre quiere misericordia y no sacrificios. Y para seguirle de una forma especial, entregar todo a Dios, dar los bienes a los pobres, confiar, ponerse en manos de Dios, como la viuda pobre (12,44). 

14. Marcos recoge el cuestionamiento de Jesús a la visión religiosa que le tocó vivir y muestra el querer del Padre, cómo debe ser esa relación con lo religioso: “el sábado ha sido hecho para el hombre” (2,23-28), una “casa de oración para todas las gentes” (11,17), con un mandamiento Amar a Dios con todo el corazón, como la viuda del relato, y al prójimo como a uno mismo (12,29-34). 

En relación a la Iglesia y los cristianos: 

15. El Esquema de la Matriz Social Tríadica MST, descubre dos modelos de religión, la legalista que pretende comprar el favor de Dios, y la agradable a Dios que fomenta la sociedad comunitaria. ¿Qué modelo de religión fomentamos en la Iglesia? 

16. El juicio de Jesús, es claro: La viuda pobre ha dado más que los demás, esa apreciación requiere otro tipo de templo, no tan esplendoroso ni tan magnificente, algo más sencillo. Ello evita necesitar del apoyo de poderosos, que dan por interés. 

17. El reinado de Dios se da en lo escondido. Propiciar lugares de encuentro más sencillos, no excluye la dignidad y la belleza, que favorecen la fraternidad. 

18. Jesús cuestiona mostrando cuál es el querer de Dios. Deja que la gente siga con sus ofrendas, incluso que la viuda se vaya, pero llama la atención de que algo va mal. 

19. La mayoría de los cristianos son pobres, la mayoría de quienes participan en la vida eclesial, somos mujeres, y lo hacemos con libertad, a veces, en contra de la tradición familiar. Pero… ¿qué modelo de organización, de “templo” tenemos? 

20. Si para sostenerse necesita del aporte de los poderosos y los que tienen dinero; “entremos en conversión”, ¿podemos organizar las cosas de forma más sencilla? ¿Que los protagonistas y tomadores de decisiones sean también los que ponen su vida en manos de Dios, seguidores de Jesús, y no solo sus ministros?. 

21. El cuestionamiento es también personal, ¿tenemos la libertad de la viuda pobre?, que convencida, depositando su confianza en Dios, va a hacer una ofrenda. No teme quedarse sin nada, no teme las críticas, ha dejado de buscar el sustento cotidiano y va a hacer una visita y ofrenda al templo. Sabe lo que quiere, cumple y se va a seguir su camino. 



 


viernes, 8 de enero de 2021

Transcribimos la carta que cerca de 50 comunidades
y movimientos cristianos, así como otras entidades civiles,
han enviado al Papa Francisco para que interceda 
en la grave situación de Cañada Real.
CCP de Zaragoza nos hemos adherido al escrito


Comunidades cristianas y entidades civiles escriben al Papa Francisco pidiendo su mediación y oración ante la grave situación de Cañada Real


Querido Papa Francisco,

Somos un grupo de comunidades cristianas que, junto con varias asociaciones vecinales de la zona, y conocedores de su compromiso firme contra la injusticia y en defensa de los más desfavorecidos, nos dirigimos a usted para pedirle su mediación y su oración por la dificilísima situación que están viviendo cerca de 4.500 personas, de las que 1.812 son niños y niñas, que viven en Cañada Real Galiana de Madrid.
La Cañada Real Galiana es una antigua vía pecuaria donde, desde mediados del siglo XX, se ha ido asentando población de distintos orígenes, conformando un barrio informal de grandes dimensiones. En una parte importante de este barrio (los llamados Sectores 5 y 6) desde el mes de octubre no hay luz. Se ha suspendido el suministro eléctrico sumiendo en la más absoluta oscuridad a sus vecinos. En esta zona del asentamiento ha habido habitualmente problemas con el suministro eléctrico al principio del otoño, con la llegada del frío y el aumento de la demanda de electricidad, pero solían resolverse en horas, en alguna ocasión en uno o dos días. En la actualidad el corte dura ya más de tres meses sin que nadie quiera adoptar una solución.


La falta de electricidad está generando un sufrimiento indecible a los vecinos, la mayoría familias muy vulnerables. Especialmente los niños están viendo seriamente infringidos sus derechos y comprometido su bienestar, y están afrontando graves dificultades en su vida diaria (encontrará una descripción detallada de la vulneración de derechos que esto supone en la documentación adjunta).
Si la situación de estos 1.812 niños era muy complicada desde principios del mes de octubre, momento en que dejó de haber luz, en la actualidad es ya intolerable. El paso del tiempo está agravando los daños que supone la falta de suministro eléctrico, que dura ya tres meses, y la bajada de temperaturas propia del invierno se ha agudizado esta semana: en la Cañada Real se están registrando estos días mínimas de 5 grados bajo cero, y en estas primeras semanas de enero las predicciones se acercan a los 10 bajo cero y anuncian nevadas en la ciudad de Madrid. Además, el período de vacaciones escolares navideñas ha hecho que los niños pasen todo el día en casa o en la calle, expuestos al frío, sin posibilidad de estar en un lugar aislado y caliente durante algunas horas, ni comer comida caliente como en el comedor escolar.
Especialmente grave es la amenaza al derecho a la vida y a la salud: en este tiempo se han producido numerosas intoxicaciones por monóxido de carbono, que han precisado atención en urgencias hospitalarias, ingresos y oxigenoterapia; varios bebés han sido ingresados por hipotermia; hay agravamiento de las afecciones respiratorias, especialmente en niños; dificultades en el seguimiento de tratamientos médicos diversos (ingestión de medicación en la oscuridad, funcionamiento de aparatos de oxigenoterapia, conservación de insulina para personas diabéticas, etc.) y problemas de salud mental que incluyen intentos autolíticos.
A pesar de que son numerosas las instituciones, ONGs y entidades que se han dirigido a las administraciones competentes, de forma pública y privada, reconociendo la grave vulneración de derechos que vienen sufriendo los niños afectados por esta situación, y reclamando intervenciones urgentes destinadas a ponerle freno, ninguna acción se ha adoptado encaminada a poner fin al sufrimiento de estas familias.
Entre quienes han pedido a las autoridades competentes el restablecimiento de la electricidad se encuentran organismos como las Naciones Unidas (a través de sus Relatores Especiales sobre cuestiones sobre las minorías, el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental, la extrema pobreza y los derechos humanos, el derecho a la educación y el derecho a una vivienda adecuada como elemento integrante del derecho a un nivel de vida adecuado y sobre el derecho de no discriminación a este respecto, y del Comité de Derechos del Niño), el Defensor del Pueblo Español o el Alto Comisionado para la lucha contra la Pobreza infantil. También se han unido a esta petición entidades y ONGs que trabajan en el ámbito de la protección a la infancia, la defensa de los derechos humanos y la lucha contra la pobreza, como Caritas Diocesana de Madrid, Save the Children, la Plataforma de Organizaciones de Infancia, Asociación Barró, Fundación Secretariado Gitano, la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social, y distintas asociaciones y sociedades médicas. Incluso el Comité de los Derechos del Niño ha requerido para que se adopten medidas urgentes respecto de una niña: Lina Chabouz, que requiere de oxigenoterapia permanente, y cuya vida depende del suministro de oxigeno y de una maquina de nutrición enteral por las noches. La falta de suministro eléctrico amenaza su salud y compromete su vida. Todos estos llamamientos no han tenido eco entre los responsables políticos, que no reconocen la emergencia y únicamente han respondido culpabilizando, criminalizando y estigmatizando a la población.
Ningún sufrimiento humano nos puede ser ajeno, y el dolor que viven estas familias, en la periferia de una ciudad como Madrid, que se sitúa entre las capitales del mundo con más riqueza, nos interpela de modo directo y nos anima a pedirle su oración, su consuelo y su mediación con las autoridades españolas para que adopten, con carácter urgente, medidas que aseguren el suministro eléctrico y terminen con el enorme sufrimiento que suponen el frío, la oscuridad, y todos los perjuicios que implica no contar con electricidad cuando esta es la única fuente de energía disponible en pleno invierno.

Un abrazo fraterno,

miércoles, 6 de enero de 2021

ALIANZA GLOBAL  ConVida20

Frente al reto de la COVID 19 el SICSAL promueve esta gran alianza de organizaciones a nivel mundial.
Nacemos de la urgente y radical necesidad de buscar salidas a la crisis del modelo de desarrollo del sistema capitalista que amenaza todas las formas de vida del planeta, pues, como dice el Papa Francisco: 
sigue sin escucharse la llamada a tomar conciencia de la gravedad de los problemas y, sobre todo, a poner en marcha un nuevo modelo económico, fruto de una cultura de comunión, basado en la fraternidad y la equidad. 


domingo, 3 de enero de 2021

 

Un breve powerpoint a partir del texto de reflexión de fin de año de Cristianismo y Justicia:
Dr. Juan V. Fernández de la Gala
Prof. Historia de la Medicina
Universidad de Cádiz
lo ha difundido a la asociación
Amigos de Teilhard


viernes, 1 de enero de 2021

 

Comunidad de Torrero I

La Acedia, "el desgaste en el sentimiento religioso
y la vivencia cristiana" (CCP) (4)


¿QUIÉN SERÉ? (JMªR.Olaizola) 

¿Seré yo, Maestro,
quien afirme
o quien niegue?
¿Seré quien te venda
por treinta monedas
o seguiré a tu lado
con las manos vacías?
¿Pasaré alegremente
del «hossannah»
al «crucifícalo»,
o mi voz cantará
tu evangelio?
¿Seré de los que tiran la piedra
o de los que tocan la herida?
¿Seré levita, indiferente
al herido del camino,
o samaritano conmovido
por su dolor?
¿Seré espectador
o testigo?
¿Me lavaré las manos
para no implicarme,
o me las ensuciaré
en el contacto con el mundo?
¿Seré quien se rasga las vestiduras
y señala culpables,
o un buscador humilde de la verdad?

Preguntas sobre las que reflexionar y debatir:

    1) ¿En qué se expresa para mí hoy la dimensión religiosa? Apertura al misterio, sentimiento de arraigo, experiencia de trascendencia en lo cotidiano, gratitud por el tesoro escondido en mi vasija de barro, afirmación del sentido de mi vida... 
    2) ¿Qué me identifica con lo específicamente cristiano? 
    3) ¿Cuáles están siendo los factores de desgaste en mi vivencia religiosa/cristiana?

martes, 22 de diciembre de 2020

La coordinadora estatal de
CCP publica este manifiesto
de apoyo a la ley de la eutanasia
recientemente aprobada
en el Congreso

 LA VOZ DE CCP

Nos congratulamos con la aprobación de la ley de eutanasia


La coordinadora estatal de Comunidades Cristianas Populares (CCP) saluda la aprobación por el Congreso de la “Ley de la eutanasia”. Creemos que la ley de eutanasia representa un avance democrático de libertad y de afirmación de los derechos humanos.

La aprobación por una clara mayoría parlamentaria responde a una demanda social largamente trabajada por personas y colectivos que han reclamado el derecho a una muerte digna desde la conciencia y la responsabilidad personal. Es más que sabido el amplio respaldo ciudadano a una asistencia justa y digna en el momento de la muerte. Que las personas tengamos que estar sufriendo y alargando la agonía de manera innecesaria, y haciendo padecer además a otras, representa un sufrimiento estéril e inhumano. Aquellas personas que, por razones ideológicas, prefieran alargar su “vida” y sufrimientos hasta el último aliento, están en su pleno derecho, pero que también respeten la autodeterminación de quienes desean obrar de forma distinta, porque a eso se le denomina, simple y grandemente, libertad.
“Eu-tanasia” significa “bien-morir”. Morir hemos de morir todos los seres vivos. Pero hay muertes y muertes y también, maneras de morir y de vivir con dignidad humana o contra la dignidad humana. Morir de hambre, por ejemplo, en un mundo con riqueza suficiente, es una injusticia insoportable. Como también lo es morir por guerras de poder o por tener que emigrar para poder vivir.

“Bien-morir”, una eutanasia justa, no es matar, ni matarse, no es homicidio, ni suicidio. Como personas somos responsables de nuestra vida, también en la fase final y en la circunstancia de la muerte. “Dejar morir dignamente no es matar, sino ayudar a vivir dignamente al morir y en el morir”(J. Masiá). Ayudar a bien-morir, es y debe significar, un acto de amor.

Jesús de Nazaret quiso para sí y para todas las personas vida y vida abundante, en plenitud. Por eso Jesús procuró aliviar el sufrimiento de la gente con sensibilidad y empatía. La ética religiosa ha de ir enfocada sobre todo a la humanización y vida digna para todas: “Misericordia quiero y no sacrificios”.

La ley no obliga a nadie a la eutanasia. Pero respeta la opción responsable a ella. Es falso el dilema entre cuidados paliativos o eutanasia. Los cuidados paliativos han de posibilitarse en el sistema público de salud garantizando un acceso equitativo de todas las personas. Pero puede llegar un momento en que la opción a la eutanasia sea lo más humanitario y digno, también cristianamente, evitando un sufrimiento insoportable y sin curación, prestando una ayuda sanitaria para bien morir. Esta ley no es contra la vida sino a favor de una vida digna y un derecho a morir con dignidad.

Creemos que esta Ley de Eutanasia es bastante garantista, también en las condiciones que posibilita para salvaguardar la dignidad de las personas. Seguramente es perfeccionable y discutible porque sólo resuelve una parte del problema. Hay miles de pacientes que han perdido la consciencia o que están en coma, con respiración artificial, o que no hicieron testamento vital, que pueden vivir así un largo período de tiempo y sobre los que no hay nada legislado sobre cómo actuar en este caso. Y es un gravísimo problema ante el que familiares y médicos no saben cómo actuar y son auténticos casos de eutanasia. Pero, aún con ello, ésta Ley es un avance en los derechos personales y sociales. Y como tal  nos congratulamos con la aprobación de esta ley.

21 de diciembre de 2020.

 

MATERIALES DE LA PRESENTACIÓN DE "JESÚS ¿UNA PERSONA COMO NOSOTROS?"

Puedes ver los materiales
de la presentación del libro
que tuvo lugar con la presencia online
de mas de un centenar de
personas, haciendo click en el recuadro

sábado, 19 de diciembre de 2020

ENCUENTRO CCP ZARAGOZA. 19/11/2020





En los días actuales, especialmente durante el aislamiento social, debido a la presencia peligrosa del coronavirus, la humanidad despertó de su sueño profundo: empezó a oír los gritos de la Tierra y los gritos de los pobres, y la necesidad de cuidarnos unos a otros y también a la naturaleza y a la Madre Tierra. De pronto nos dimos cuenta de que el virus no vino del aire y no puede ser pensado en forma aislada, sino dentro de su contexto: vino de la naturaleza 

. El cuidado es anterior a cualquier otra cosa. Es anterior al espíritu y anterior a la Tierra. En otras palabras, la concepción del ser humano como compuesto de espíritu y cuerpo no es originaria. El mito es claro al afirmar que “fue Cuidado el que primero moldeó la arcilla en forma de un ser humano”. El cuidado, por lo tanto, pertenece a la esencia del ser humano. Pero no sólo eso. Es la esencia de todos los seres, especialmente de los seres vivos. Si no los cuidamos, se marchitan, poco a poco van enfermando y finalmente mueren. 

Si vivimos la cultura y la ética del cuidado, asociado al espíritu de hermandad entre todos, también con los seres de la naturaleza, habremos colocado los fundamentos sobre los cuales se construirá un nuevo modo de relacionarnos y de vivir en la Casa Común, la Tierra. El cuidado es la gran medicina que nos puede salvar y la hermandad general nos permitirá la siempre deseada comensalidad y el amor y el afecto entre todos. Entonces continuaremos brillando y desarrollándonos en este bello planeta. 

Esta consideración sobre el cuidado concierne a todos los que cuidan de la vida en su diversidad y del planeta, especialmente ahora, bajo la pandemia de la Covid-19: el cuerpo médico, los enfermeros y enfermeras y todo el personal que trabaja en los hospitales, pues el cuidado esencial cura las heridas pasadas, impide las futuras y garantiza nuestro futuro de nuestra civilización de hermanos y hermanas, juntos en la misma Casa Común. 
EXTRACTO DE LEONARDO BOFF 

El mar como pesebre 


Hace ya mucho tiempo, y es un tópico de la literatura y el periodismo contemporáneos, que la celebración de la Navidad perdió su sentido original. Celebramos unas fiestas en las que las campañas comerciales borran no ya el acontecimiento religioso, sino el significado profundo que late en todos los mitos. Se trata del nacimiento de un ser humano y la voluntad de sus padres para encontrar un lugar en el que cuidarlo, aunque sea un pesebre, y resistir en la pobreza mientras encuentran el modo de burlar la ilegítima legalidad de Herodes. En cualquier esquina, en cualquier rincón del mundo, en un establo, sin más compañía que unos animales, unos pobres pastores y unos estrelleros despreciados por la sabiduría oficial, el ser humano viene al mundo con un alma que merece respeto, y que unos llamarán divinidad, otros Derechos, y otros las dos cosas a la vez. 

Estamos acostumbrados a convertir la navidad en tarjetas de crédito, anuncios, luces, adornos… Incluso aprovechamos ahora la fiesta para provocar una nueva guerra de banderas, orgullosos de ser lo que somos y dispuestos a encender y despreciar el orgullo de los demás. Pero tal vez la pandemia debería servir para recordarnos la fragilidad humana, la situación difícil de ese niño que nace en medio de la miseria, en una sociedad dispuesta a cerrar los ojos ante su frío y con un orden cruel, decidido a convivir con las matanzas de los inocentes. Miremos a ese niño que se cae de los brazos de su madre en medio de un naufragio y que muere ahogado en el mar ante la desesperación de la mujer que lo ha traído al mundo.

Pero el problema verdadero es otro y no convendría desviar la mirada del niño ahogado. Después de siglos, después de muchos avances sociales, científicos y tecnológicos, hemos creado y recreado un mundo definido por la desigualdad, injusto, con muchos territorios abandonados a la miseria. Y cuando María y José deciden ponerse en marcha para salvar a su hijo sólo les ofrecemos el peligro de un naufragio como pesebre. El mar no promesa de vida, sino infierno, desamparo y acuciante inmensidad.

Debajo de los paritorios, los hospitales más avanzados, las vocaciones políticas, los derechos laborales, Europa, las fronteras y el orden internacional, está el calor de los Derechos Humanos. Sin ese calor, todo pierde sentido.

Por eso algunos patriotas españoles sabemos que esta Navidad el niño Jesús no va a nacer entre las banderas del Paseo del Prado, sino en una tienda de campaña de un puerto canario entre Arguineguín y Barranco Seco.

COMPARTIMOS ¿Dónde, en quien vive la esperanza? 
Signos de dignidad, de luz en este tiempo.

ESPERANZA 

Cuando la tormenta pase
y se amansen los caminos
y seamos sobrevivientes
de un naufragio colectivo.


 JERUSALEMA himno de esperanza de los cinco continentes para unir fuerzas y vencer a la pandemia del coronavirus. La letra habla de Jerusalén como la ciudad celestial en la que estar en comunión con Dios.
https://www.youtube.com/watch?v=TH4V-yHbJXk

.../... ver mas

BRINDIS NAVIDEÑO

En esta Navidad del 2020 brindamos por el nacimiento de Jesús de Nazaret, por su compromiso y su testimonio al cuidado de los desfavorecidos de la sociedad. Brindamos por su Amor enteramente desinteresado y gratuito, siempre desde el lado de las víctimas de un sistema injusto. 

El es nuestro referente, el Sol naciente que ilumina nuestro caminar. Es como un bing-bang que va evolucionando progresivamente el rumbo de la Historia, por medio de su Amor. Jesús es la alegoría de la Nueva Humanización de Dios, el Amor Absoluto, la Energía profunda que dinamiza nuestro Cosmos. 

Jesús, que pasó haciendo el bien, nos invita a generar nuevos procesos de humanización a nuestro alrededor, por medio de una espiritualidad laica, promotora de una cualidad humana profunda, que se fundamenta en la consecución de la Derechos Humanos y en la consolidación de la Carta de la Tierra, en su lucha contra el cambio climático que atenta a nuestro planeta. 

En esta celebración nos deseamos un próximo Año Nuevo esperanzador, reavivando la esperanza y la creencia de que otro mundo mejor es posible, más justo, solidario y fraterno, que nos ayude a toda la humanidad de forma solidaria a superar la actual crisis del coronavirus. 

Con esa esperanza brindamos hoy y aquí, recordando la vida de Jesús de Nazaret, su mensaje y su compromiso generoso en la construcción de una Nueva Humanidad, más fraterna y sororal. Con la convicción de que su Espíritu sigue vivo en medio de nosotros, fortaleciéndonos a transformar nuestro mundo en comunión. Por todos estos deseos brindamos amistosamente en esta celebración.

viernes, 18 de diciembre de 2020

Comunidad de Torrero I 

La Acedia y la vida de la comunidad (3)

El desgaste en la vida comunitaria:

El Nuevo Testamento no conoce aún el concepto de acedia, pero ya entonces conoció síntomas de cansancio y desaliento entre los cristiano, fenómenos, por tanto, que más tarde se resumieron bajo el concepto de acedia. 
La historieta del aprendiz de monje que sale corriendo de su celda encuentra una primera referencia en el cuarto evangelio. Cuando las masas abandonaron a Jesús porque encontraron inaceptable su discurso -literalmente, porque les escandalizaba sus palabras-, Jesús preguntó a sus discípulos: “¿También vosotros queréis marcharos?”… (Jn 6,67). 
Es evidente que la alternativa -aceptar el escándalo y marcharse, o quedarse- se presento desde el principio del cristianismo y que no se nos presenta hoy por primera vez a nosotros a causa de nuestra situación sociocultural, de nuestra ilustración científica o de experiencias negativas en la Iglesia. 
En el mundo actual los sentimientos de pertenencia a una misma humanidad se debilitan, y el sueño de construir juntos la justicia y la paz parece una utopía de otras épocas. Vemos cómo impera una indiferencia cómoda, fría y globalizada, hija de una profunda desilusión que se esconde detrás del engaño de una ilusión: creer que podemos ser todopoderosos y olvidar que estamos todos en la misma barca. Este engaño que deja atrás los grandes valores fraternos lleva “a una especie de cinismo. Esta es la tentación que nosotros tenemos delante, si vamos por este camino de la desilusión o de la decepción. (…) El aislamiento y la cerrazón en uno mismo o en los propios intereses jamás son el camino para devolver esperanza y obrar una renovación, sino que es la cercanía, la cultura del encuentro. El aislamiento, no; cercanía, sí. Cultura del enfrentamiento, no; cultura del encuentro, sí”. (Carta Encíclica de S.S. Francisco. Fratelli Tutti ).

Cuestiones para el debate:

Con los años: 
- ¿Cómo nos afecta el desgaste de los vínculos comunitarios?
- ¿Cómo percibimos las distintas sensibilidades dentro de la comunidad?

jueves, 17 de diciembre de 2020

 

Las Comunidades Cristianas Populares de Zaragoza ante la LOMLOE


Opinamos que la llamada Ley Celaá, la última ley educativa que regirá la vida de los colegios e institutos, seguirá manteniendo los privilegios de la iglesia católica, entre ellos, la religión (en el currículo y en el horario lectivo obligatorio), segregando al alumnado en función de las creencias; seguirá pagando al profesorado de religión nombrado por los obispos, además, de seguir permitiendo que en los centros escolares de la red pública haya símbolos religiosos. 

Apostamos por un Estado democrático que por su naturaleza debe ser laico, lo que no quiere decir que rechace o excluya a la religión. El laicismo protege todas las creencias, también las religiosas, en su desarrollo individual, pero protege igualmente a la sociedad de todas ellas. Sin embargo, contradiciendo los propios programas de los partidos del actual cogobierno, las religiones, (católica, musulmana, evangelistas, etc.) seguirán formando parte del currículo escolar. 

Entendemos que el problema no está en que exista una escuela concertada, no es
cuestión de demonizarla cuando hay colegios que son ejemplo de inclusión e igualdad.
El problema es cuando se pretende la segregación del alumnado por razones socioeconómicas o de otra naturaleza. Hay escuelas públicas, sobre todo en los distritos más empobrecidos de nuestras ciudades, cuyas aulas están llenas de niños/as de familias excluidas o empobrecidas, mientras las demás familias envían a sus hijos a colegios religiosos. Es el perfecto patrón para mantener el sistema de clases en el país. 

Pensamos que en la escuela la educación en valores debería pivotar sobre tres ejes: ética universal, basada en los derechos humanos; educación para la ciudadanía, fundamentada en un Estado Social y Democrático de Derecho, que no está determinado por ninguna religión; y, por último, incluir en el currículo escolar la historia de las religiones, un hecho transversal de la sociedad a lo largo de los siglos.

La posición de la jerarquía católica, en muchas ocasiones de espaldas al Evangelio, pretende volver a tiempos pasados, a una cultura única, sin libertad y sin pluralidad. 

Apostamos por una educación laica, igualitaria, incluyente y científica, que forme una ciudadanía libre, preparada, moderna y respetuosa. Una escuela que enseñe desde el cultivo de nuestras "cualidades humanas más profundas" la dignidad de toda persona. 

Comunidades Cristianas Populares de Zaragoza. 16 de diciembre de 2020.

Las CCP de Zaragoza participamos de la opinión 
de las CCP de Andalucía y nos sumamos
a su manifiesto

martes, 15 de diciembre de 2020

Queridas amigas y amigos 

El domingo 20 a las 6 de la tarde en España y 12 de la mañana en Latinoamérica, presentamos el libro de Roger Lenaers, “¿Jesús, una persona como nosotros?”.
La presentación está dirigida sobre todo al público de España y de Latinoamérica. Intervendrán: Santiago Villamayor, Carmen Margallón, Concha Martínez y José María Vigil. Podéis ver los detalles en el cartel que os adjuntamos.





 

viernes, 11 de diciembre de 2020

 

Comunidad de Torrero I

La Acedia en nuestra vida personal (2)

NOTAS PARA LA REFLEXIÓN 

INTRODUCCIÓN

¿Alguna vez has aguantado una situación hasta un límite que ni tan siquiera tú te imaginabas que podías ser capaz, como un estrés inmenso o una relación muy desgastante?

La fábula de la rana hervida
Olivier Clerc, escritor y filósofo francés escribió de manera sencilla y comprensible la fábula de «La rana que no sabía que estaba hervida«.
Imaginen una cazuela llena de agua, en cuyo interior nada tranquilamente una rana. Se está calentando la cazuela a fuego lento. Al cabo de un rato el agua está tibia. A la rana esto le parece agradable y sigue nadando. La temperatura empieza a subir. Ahora el agua está caliente, un poco más de lo que suele gustarle a la rana. Pero no se inquieta. El calor le causa fatiga y somnolencia.
Ahora el agua está caliente de verdad y a la rana empieza a resultarle desagradable. Lo malo es que se encuentra sin fuerzas, así que se limita a aguantar y no hace nada más. Así la temperatura sigue subiendo, nunca de manera acelerada, hasta que la rana acaba hervida y muere sin haber realizado ningún esfuerzo para salir de la cazuela.
Si la hubiéramos sumergido de golpe en un recipiente con el agua a cincuenta grados, ella se habría puesto a salvo de un enérgico salto.


¿Sufres el síntoma de la rana hervida?
Este fue el tema que vamos a tratar. Espero que os resulte útil.
Si alguna vez has aguantado una situación hasta un límite que ni tan siquiera tú te imaginabas que podías ser capaz, como un estrés inmenso o una relación muy desgastante, simplemente has sido presa del síndrome de la rana hervida.
El denominado síndrome de la rana hervida es una analogía que se usa para describir el fenómeno ocurrido cuando ante un problema que es progresivamente tan lento que sus daños puedan percibirse como a largo plazo o no percibirse, la falta de conciencia genera que no haya reacciones o que estas sean tardías.

El mensaje
Esta fábula está pensada para llevarnos a la reflexión sobre el modo de vida que llevamos, y sus posibles consecuencias.
Muchas veces nos encontramos en situaciones desagradables o incómodas que se toleran, sencillamente porque nos hemos ido acostumbrando a ellas y no sabemos cómo salirnos de ese lugar.
Es cierto que tenemos que ir ajustándonos a las situaciones y a las relaciones con las que nos encontramos, pero hasta cierto límite. Tenemos que aprender a decidir cuándo seguir y cuándo es el momento de saltar y alejarnos.
El problema de muchas personas es que de forma inconsciente o consciente se van adaptando a situaciones dañinas por miedo a salir de su zona de confort. De esta manera, se elude la responsabilidad y se culpa a las circunstancias o a terceras personas, posicionándonos en el papel de víctima.
¿Cuáles son las consecuencias? Desconectamos y nos abandonamos ante nuestras necesidades, deseos o emociones que se vuelven invisibles.
Esta conducta de pasividad y sumisión se suele confundir con otras conductas sanas, como la empatía, el amor, la aceptación o la paz interior. El miedo, la baja autoestima, la incertidumbre y la resignación son actitudes que hacen mermar nuestra capacidad de reacción, nos deteriora y de forma sutil y gradual se hacen con el control de nuestra vida.
Cuando un cambio se introduce de forma lenta en nuestras vidas, escapa de nuestra conciencia, sin que nos preparemos para dar una respuesta a una situación que, con el transcurrir de los meses se va volviendo peligrosa, cómoda e insostenible. Esta es la situación de la fábula llevada a nuestras vidas.


CUESTIONES PARA EL DEBATE

¿En qué grado de ebullición te encuentras?
 
• ¿Dónde estoy actualmente?, ¿me siento aburrido?
• ¿Cómo me veo en un año, en cinco, en diez?
• ¿Cuáles son mis retos en la relación de pareja, con mis hijos, con mis padres?
(falta de amor, no sentirse reconocida/o, no sentirse escuchada/o…)
• ¿Qué me motivó a enamorarte de ella/el?, ¿Nos hemos acercado, alejado?
• ¿Me respeto a mi mismo en mis relaciones más cercanas?
• ¿Pongo límites?, se decir “¡basta¡”
• ¿Qué situaciones he aguantado con la esperanza de que las cosas cambiarán o las personas cambiarán?